Un día en la vida de Suchitoto

Fotografías Gerson Tobar.

La vida en Suchitoto discurre cada día con un sin número de estampas únicas que reflejan  la belleza de nuestra gente, sus casas, sus calles empedradas, su pujanza, su alegría y esperanza cotidiana. Cada dia el sol baña de luz nuestras calles y casas y con su luz crea y recrea estampas de las cuales pocos nos detenemos a ver y apreciar. Porque parece que todos y todas vamos tarde, corremos, de prisa, vamos ocupados, ocupadas en textear un mensaje, en ver la última foto del muro de alguien, sin la posibilidad de vernos y ver a nuestro alrededor.

Gerson recorre la ciudad, con su celular en la mano y su mirada en el horizonte. El busca  el juego de la luz y las sombras, persigue amaneceres y recoge con sus fotos los instantes mágicos de la cotidianidad: el señor con su canasto de pan, las calles polvorientas de sol,  los tejados,  la sonrisa de los niños, la señora de la esquina, la impronta del tiempo en las paredes y sus muros, va y viene, hasta perderse en los atardeceres de fuego que ya nadie ve.
Gerson nos comparte sus estampas sin más pretensiones  que  la esperanza de devolvernos la mirada y recordarnos que todos los días,  hay luz y vida en nuestro querido Suchitoto.

 

“Está tarde  mayo tiene una pureza particular, me envuelve los pies y las manos.                                        Camino de un sendero a otro, moviéndome entre murmullos de pájaros.
El viejo paisaje , la vida en el pueblo  manto de calma intensa que se lleva el alma.
Ojos inmensos puestos en mi pequeño tercer lugar.
Miro iluminado los últimos rayos de luz 
y la noche silenciosa me llena de luciérnagas.
Consigo la paz infinita en tu  cielo poblado de estrellas”.

Gerson Tobar.

 

 

Comparte en: