Osiris: enseñando música por siete años en Suchitoto

El punto de encuentro para conversar con Marvin Antonio Flores (Osiris) fue el Centro Arte para la Paz, luego caminamos por las calles empedradas de la ciudad hasta llegar a la Plaza Central, frente a la majestuosa Iglesia Santa Lucía. Mientras recorremos el lugar; con una marcada tristeza comenta que le duele el inadecuado uso que hacen de la figura del obispo mártir. Su primer contacto con una guitarra fue a los 10 años edad, bajo la instrucción de su tío. Luego de tocar rancheras por algún tiempo, conoció la música de Silvio Rodríguez y fue el comienzo de su historia artística, aprendió a tocar varios instrumentos como la caña; el güiro entre otros.  

En mi casa se rezaba todos los días el rosario, como colonos en esos tiempos amamos a escondidas a Monseñor Romero, pero los hacendados eran enemigos de las homilías del obispo, la noticia de la muerte le impactó mucho a él y su familia sintieron que les arrancaron un pedazo del alma, porque fue “la voz de los sin voz” Osiris considera que su familia no tenía voz por la condición en la que vivian.

Osiris, proviene de una familia del Cantón Montepeque en el Municipio de Suchitoto, vivió su infancia en las tierras de los hacendados de la época de la zona, su madre se fue a trabajar a San Salvador y el 1975 regresó a vivir en el lugar conocido hoy día como “Huerta Enana”, su niñez  la pasó entre el cerro la campana; Tecomatepe y las localidades vecinas aprendiendo a tocar diversos instrumentos musicales.

La primera canción que cantó fue el “Dios de los pobres”, en el Franco, en 1980 y se convirtió en el  punto de partida para iniciarse como músico. En su  familia hay varios artistas, se integró al conflicto armado en el emblemático Cerro Guazapa, donde fue brigadista (persona con conocimientos en primeros auxilios que atendía a  los heridos en las batallas entre la guerrilla y los soldados.

La actividad cultural en el municipio no puede ser vista como algo extraño, es necesario que cada persona debe sentir respeto, porque Suchitoto vale la pena, los festivales deben ser de la gente y para la gente. A Osiris le gustan muchos géneros musicales pero prefiere la antigua trova como: Silvio Rodríguez, Pablo Milanés entre otros que tienen una riquísima estructura conceptual y musical. Además de cantar e interpretar piezas musicales también compone, rememora “Roque y los Héroes” como su primera creación.

El aprendizaje de las artes es sumamente importante porque convierte a las personas en seres sensitivos, “el arte es un ente redentor” todas personas deben tener contacto con la enseñanza artística en el país.

¿Cómo llegaste al Centro Arte para la Paz?

Mi reencuentro con esta importante ciudad fue a raíz de una búsqueda de incorporación a las actividades culturales, estuve por mucho tiempo interviniendo en conciertos de música comerciales en San Salvador, Santa Tecla entre otros espacios en diferentes partes del país.

¿Cómo te has logrado contactar con la gente en Suchitoto?

Llegue a “Dos Gardenias” con el Trío Alkimia, que tocaba música caribeña: montuno,  guajira y cha cha cha. Luego a través de Fabiola Bernardo, una voluntaria que trabajaba en la ciudad de  Suchitoto, me trajo a un concierto a el Restaurante Guazapa Café y en este lugar me conoció Hermana Peggy, posteriormente estuve en un cumpleaños en casa de Morena Herrera y así fue que se estableció la conexión con la gente y la ciudad. Estuve cantando en varios hoteles y restaurantes, luego llegué a impartir clases de guitarra popular en el Centro Arte para la Paz.

¿Dónde fue tu primer concierto en la ciudad?

Fue en el Café Bar  “Dos Gardenias, con el Trío Alkimia y luego estuve en  el Guazapa Café, un bonito lugar. Pero un concierto de mayor relevancia fue en el Restaurante el Arlequín que llamó “Suchi Canto” con la participación de varias personas de diferentes países, hubo un lleno total en cada función; y así me reencontré con mucha gente que conocía antes de la Guerra Civil en El Salvador.

¿Qué piensa de Suchitoto?

Es una ventana muy importante. Hace falta mucho por hacer, espero que no se convierta en una ciudad dormitorio; hay mucho por hacer con la niñez y con los habitantes en general relacionado a la cultura. Es importante no perder el impulso en la educación del arte y no dejarse llevar por los aspectos comerciales, Suchitoto en necesariamente de todos.

¿En qué áreas consideras que debe continuar el trabajo en Suchitoto?

En el área de difusión, de la enseñanza, se me ocurre que se debería hacer esquinas culturales, la radio local debería fomentar los valores culturales, es necesario un mayor apoyo para los artistas de la localidad. Los festivales deben perdurar en el tiempo, no se debe olvidar trabajar los valores como la solidaridad, la empatía entre quienes se dedican a promover las expresiones artísticas.  El arte debe ser como nuestro pan de cada día.

¿Crees que “La Capital de la Cultura” es un nombre demasiado grande para Suchitoto?

Pienso que Suchitoto es “La Capital de la Cultura” y de eso no hay duda. Pero se debe dignificar ese título y será posible en la medida que haya un involucramiento de todos y todas las entidades que hay en el municipio, hay muchas cosas que admirar y debemos sentir respeto por esta ciudad, su gente y su historia.

¿Consideras que toda actividad cultural y los festivales que hay son la para la gente de la ciudad?

Tengo siete años de trabajar en Suchitoto, considero que los festivales no son para la gente de la ciudad, los residentes de esta la localidad sienten poca amistad por este tipo de actividades, la cultura debe estar alejada de la política, debe ser enfocada para enaltecer el título de “Ciudad Cultural”

¿De quién es la responsabilidad de educar en el arte?

Es una responsabilidad de todos…. Es necesario potenciar todas las actividades que la gente se enamore de todo el quehacer cultural del municipio. Y llevar todo este trabajo  a las comunidades no solo en la ciudad.

¿Quién es Osiris Flores?

Es un cantante de música trova, que como Osiris nació en 1984 en las faldas del Cerro de Guazapa, recuerdo que andaba con un guitarrón al cual se le quebró el mástil donde lleva las cuerdas y andaba y las arrastraba por la hojarasca. Muchos nos habíamos separado luego de un cruel combate; cuando nos reunimos  con un “compa” (compañero en la lucha guerrillera)  me dijo sino fuera por el cigarro que parecía, “Osiris” después de la guerra investigue quien era este personaje y ahora soy un sobreviviente, habitante de esta urbe de inconformismos. En en esa época pertenecí a un grupo que se llamó “Pueblo insurrecto”

¿Has tenido clases de música en alguna academia?

Viajé como becado a Nicaragua y tomé algunos cursos en la Universidad Católica, me enamoré en ese país y no llegue a mi destino final Cuba, pero el viaje se cumplio unos años después. Tuve grandes maestros musicales. En 1992 luego de la firma de los acuerdos de Paz, en la Universidad con Mario Moreno; de técnicas corales, además de clases particulares de guitarra con  el maestro Cándido Morales, pero también en la academia de don Rafael Montes, de música lírica; iniciando un proceso de profesionalización de Osiris.

Osiris Flores, tiene siete años enseñando música en el Centro Arte para la Paz. Considera que es necesario que haya mayor apoyo a los artistas locales. En su trayectoria  ha compartido escenario con reconocidas figuras de la música.

Recuerda que el momento de mayor dificultad fue cantar “La Milonga del Fusilado” después de un bombardeo donde murieron muchos de sus compañeros. Como parte de sus principales proyectos; es escribir su libro donde contará sus aventuras, su vida personal y artística. A pesar de  haber sido un activo integrante de la exguerrilla ahora está alejado de los eventos políticos partidarios, su principal enfoque en la actualidad es la enseñanza de la música y cantar.  

Comparte en:

Jorge Menjívar

Estudiante de comunicaciones, Técnico en Diseño Gráfico, Universidad Tecnológica de El Salvador. Diplomado en Comunicación Institucional y Marketing Político, Universidad Centroamericana José Simeón Cañas. Experiencia en la administración de Redes Sociales de organizaciones de la sociedad civil.

One thought on “Osiris: enseñando música por siete años en Suchitoto

  • 2 febrero, 2018 at 4:49 pm
    Permalink

    Mis respeto para el Maestro Osiris.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *