Reflexiones sobre reinas y fiestas patronales.

Las tradiciones y festividades son eventos muy importantes en la vida cultural del municipio. de Suchitoto y una de las principales actividades con más arraigo son las fiestas patronales que se celebran tradicionalmente del 6 al 13 de diciembre de cada año.

El origen de las fiestas patronales está ligado a la fundación de los municipios y la religión católica. La mayor parte de los primeros pueblos se fundaron siguiendo las disposiciones de la Iglesia católica donde “los santos son considerados intercesores y protectores de la población” de tal modo que además de incorporar a la patrona o santo de ese pueblo en específico religiosamente, también le incorporaron lo secular con el folklor del pueblo.

En la parte religiosa, la Iglesia celebra las misas a la patrona o santo por varios días, y en la parte secular se llevan a cabo diferentes actividades culturales. Estas buscan crear oportunidades para que las familias disfruten con sus seres queridos un momento agradable y les permitan celebrar las fiestas en honor al patrono del pueblo.

Las fiestas patronales son celebraciones solemnes y religiosas que nuestro país heredó de los españoles cuando llegaron a América, son manifestaciones eminentemente religiosas con actividades culturales de los pueblos.

En tiempos pasados las festividades habían de realizarse por nueve días consecutivos, también denominados ‘La Octava’ y que había de concluir el noveno día de la Cofradía, que no es más que la celebración religiosa en honor a la patrona o santo protector. Con las actividades religiosas, al igual que las culturales, las fiestas patronales tienen como propósito la integración de la comunidad procurando el bien común y la celebración de la fe.

En cuanto a las manifestaciones culturales, las fiestas patronales procuran mantener y dar a conocer los diferentes tradiciones o costumbres del pueblo, como los desfiles de correos, su comida, artesanías, los bailes típicos, los juegos tradicionales, los coros, las expresiones teatrales, los grupos músico-vocales, las orquestas de música tradicional, en fin los rasgos culturales y populares que identifican al pueblo.

Elección de la reina de las fiestas patronales

Suchitoto es uno de los municipios del país, donde existe un fuerte protagonismo en la lucha por los derechos de las mujeres. Por años diferentes grupos de mujeres han trabajado en la defensa y reconocimiento de sus derechos, por romper y erosionar la cultura machista y patriarcal. Entendemos que el sistema patriarcal ha construido esquemas sutiles que muchas veces simplemente reproducimos, sin reflexionar si con estos estamos vulnerando la vida de las mujeres.

En esta oportunidad nos referiremos a una tradición o costumbre: “las elecciones de la reina de las fiestas patronales” que son una emulación de los concursos de belleza donde se expone en un espectáculo a mujeres jóvenes en una posición subordinada, en una sociedad machista que disfruta exhibiéndolas.

Frente a esta actividad creemos que Suchitoto puede ser la diferencia y marcar un precedente en la celebración de este evento como parte de las fiestas patronales del municipio, donde el lenguaje moral de nuestra sociedad sigue prorrogando, en muchas ocasiones bajo el disfraz de lo políticamente correcto, la diferenciación jerárquica que durante siglos ha determinado el lugar de mujeres y hombres en la sociedad.

En Suchitoto las mujeres han ido ganando luchas y alcanzado ciertas cuotas de autonomía e incluso de poder, sin embargo parece que seguimos condicionados y condicionadas por el sistema patriarcal que tiende a “cosificar y convertir en objetos”, a someterlas a los dictados de un canon estético que les niega el reconocimiento como sujetas de derechos.

La mayoría de las culturas, y no digamos de las religiones, han contribuido a mantener un rol subordinado de las mujeres, el cual se ha traducido a lo largo de la historia en rituales e imágenes que han negado su subjetividad y las han mantenido calladas, dispuestas a ser observadas y deseadas, limitando la belleza a su físico, pero sin reconocer o valorar su inteligencia. En este sentido bastaría hacer un recorrido por muchas de las tradiciones de nuestros pueblos para descubrir esos ritos, esa simbología, ese papel que se prorroga y se justifica en la historia y la tradición sin que haya la valentía de cuestionar su perpetuidad en pleno siglo XXI.

En Suchitoto esta tradición se ha mantenido hasta el día de hoy y ha sido continuada por gobiernos municipales que dicen defender la igualdad de género en sus programas. Las jóvenes de los barrios y comunidades, al igual que muchas jóvenes de los otros 261 municipios, son estimuladas a competir y lucirse durante varios días como objetos de entretenimiento, en los que lucirán sus cuerpos y tratarán de emular los estereotipos y estándares de belleza fincados en el machismo.

 

Amparados en una tradición o costumbre, no podemos seguir repitiendo tradiciones que durante décadas han convertido a las mujeres en mero objeto expuesto a las miradas del público. Y ello porque también los gestos, las imágenes, los rituales, alimentan el orden cultural del patriarcado que tanto esfuerzo está costando erosionar. De ahí que, de la misma manera que somos extremadamente críticos con las costumbres de otras culturas que denigran a la mujer, le tapan el rostro o le niegan la palabra, o se les niega su derecho a decidir abortar, deberíamos empezar por serlo con los y las que en nuestra propia casa avalan la concepción de las mujeres como objetos que se deben de mirar y exponer.

Debemos hacer un esfuerzo por erradicar prácticas que sigan cosificando a las mujeres, de lo contrario seguiremos estimulando en las jóvenes patrones estereotipados donde la belleza está por encima de la inteligencia, por más justificaciones que se quieran dar.

 

¿Qué podemos hacer? Muchas y muchos piensan que no podemos ir en contra de las costumbres y tradiciones porque corremos el riesgo de quedar mal con el pueblo, porque el pueblo ama este tipo de eventos. Bien. ¿Y qué tal si lo cambiamos? ¿Que tal si mantenemos la elección de la reina de las fiestas patronales pero en lugar de exhibir su belleza física, exhibimos y mostramos su inteligencia, sus talentos, sus cualidades y compromiso con la comunidad? ¿Que tal si en lugar de un concurso de belleza hacemos un concurso donde se valore su trabajo, inteligencia, aportes y talento, sin importar su edad, estatura, peso, talla, origen o vestuario?

¿Qué tal si instauramos el premio a mujeres destacadas del año? Un certamen que cada año, premie y reconozca el trabajo de las mujeres en sus barrios y comunidades, que reconozca sus talentos y aportes en las artes, el deporte, en la escuela, en su trabajo y compromiso con la comunidad. Un certamen que cambie los patrones del sistema patriarcal y se convierta en ejemplo para otras comunidades y municipios. Marquemos la diferencia, demos el primer paso en romper con costumbres patriarcales, demostremos que en Suchitoto las costumbres y tradiciones patriarcales se pueden cambiar.

Comparte en:

One thought on “Reflexiones sobre reinas y fiestas patronales.

  • 17 diciembre, 2017 at 10:35 am
    Permalink

    Excelente publicación. Gracias amigos y amigas de gacetasuchitoto. Mantengamos la lucha por la liberación de los pueblos oprimidos.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *