“El ejemplo de mi madre y un castigo cambió mi vida” Robert Perry Broz Morán

Se dice que una persona no es del lugar de donde nace sino del lugar de donde escoge vivir y librar sus luchas. Esto pudiera resumir las razones que llevaron a Robert Broz Morán, a vivir en El Salvador y hacer de Suchitoto el lugar donde siguiendo el ejemplo de su madre continúa sus luchas solidarias.

Compartimos una entrevista que realizamos con Robert para conocer sobre sus orígenes, su vida, proyectos y visiones sobre la vida educativa, cultural y turística del municipio.

Robert es uno de esos personajes sobresalientes de Suchitoto, quien sin ser originario del municipio se ha ganado el cariño y respeto de sus pobladores.

En la primer parte de la entrevista, él nos habla del principal ejemplo que marcó su vida, su madre Carmen Morán, quien desarrolló un importante trabajo de solidaridad con diferentes comunidades  de Suchitoto y de como un castigo en la escuela marcó el rumbo de sus días.

Su madre y el castigo que cambió su vida.
Robert Perry Broz Morán ( I parte)

 ¿Nos puede hablar un poco de sus orígenes? 

Mi madre Carmen Morán Paredes nació en 1923 en Sonsonate fue llevada a San Salvador por su hermana mayor Eva y ella le inscribió en la Escuela Normal de Señoritas donde se graduó en 1943.Durante el tiempo que vivió en San Salvador fue introducido a la clase alta de la sociedad salvadoreña y en una forma adoptada por una señora Hortensia (de la cual olvido su apellido) quien era parte de la familia Altamirano.

Hortencia mantuvo una relación con el escritor Alberto Masferrer de quien salió embarazada, y  sus padres exigieron que se fuera del país. Años después Hortensia regreso a El Salvador casada con un guatemalteco con quien tuvo una segunda hija Claire. Unos años después en la parte tarde del año 1943 se fue a Costa Rica con sus hijas y mi madre. En este país vivieron casi un año, y mi madre saco equivalencia de bachillerato y su primer año de la universidad.

A finales de 1944 iniciaron un nuevo viaje en bus, tren y caminando llegaron hasta  California, EEUU. Unos años más tarde mi madre se inscribió en la Universidad de Berkeley (U.C. Berkeley) estudiando Economía con la idea de regresar a su país y trabajar en la transformación de El Salvador. Pero en 1952 recién graduado de U.C. Berkeley, decidió unirse al AFSC (American Friends Service Committee) una organización Cuáquero donde trabajó como voluntaria por 10 meses en Nayarit México. Al terminar se fue a sacar su postgrado y maestría en Havorford College, eso era un programa dirigido a gente de piases sub desarrollados con énfasis en desarrollo siempre en la área de economía.

Al terminar regresó a California donde conoció a mi padre un profesor y dueño de una pequeña librería en San Francisco. Para no prolongar más, tuvieron 4 hijos de los cuales soy el menor. Ella trabajó como docente a nivel básico con especialidad en atención a deficiencias no físicas de aprendizaje en el municipio de Millbrae California, unos 15 millas al sur de San Francisco. Mis padres se divorciaron en 1971 y el mismo año mi madre nos trajo a El Salvador  por tierra con un primo hermano visitando nuestra familia en Sonsonate y amigos en San Salvador.

En 1986 durante la guerra mi madre fue invitada por la fundación Share, una organización solidaria en los EEUU para acompañar una delegación a la comunidad de El Bario cuando repoblaron en julio de 1986. La delegación estaba compuesta por unas 2o o 24 personas y un sacerdote español;  los miembros de la delegación fueron detenidos por la fuerza armada en Aguacayo,  frente de la Iglesia y al final deportados a Guatemala. Fue por esa experiencia que mi madre Carmen decidió regresar a El Salvador para ayudar.

Ella llego en 1989 justo antes de la ofensiva final donde paso varios días con la tía de Lil Milagro, la señora Paula Hueso en la colonia Centro América de San Salvador. En su visita de 1986 conoció Norma Guirola de Herrera una de las fundadores del IMU con quien iba a trabajar, pero Norma fue una de muchas personas capturadas y asesinadas durante la ofensiva.

Por  insistencia de mis hermanos mi madre salió de El Salvador a EEUU, regresando unos meses después en 1990 con su intención de vivir sus últimos años en El Salvador. Fue entonces cuando comenzó a decirme que yo debería visitar Suchitoto y conocer los trabajos que estaba haciendo asegurándome que al conocerlos me sentiría motivado a quedarme y ayudar también.

¿Háblenos de sus días de infancia y juventud?

Yo nací en 1961 el hijo menor, mis tres hermanos nacidos en la área de Tucson Arizona EEUU, mientras mi padre estaba estudiando en Taliesin West un centro del famoso arquitecto americano Frank Lloyd Wright. En ese año decidieron regresar a California llegando a San Mateo donde nací el día 25 de agosto. Mis padres dos profesores en el mismo distrito/municipio siempre nos hicieron ver la importancia de  los estudios siendo yo un estudiante muy promedio y con problemas de dislexia que no se detectó hasta el cuarto grado. Mis amigos y nuestros vecinos la mayoría de la clase media alta vivieron muy diferente que nosotros,  donde valores básicos y humildad era parte de cada momento de nuestras vidas.

Me siento afortunado que el sistema público  de las escuelas en esas tiempos era excelente y siento un poco vergüenza por  no haber aprovechado más las oportunidades. Durante los años que mis padres estaban casados casi todas las vacaciones de verano saliamos a explorar el país, en una forma accesible para nosotros: acampando. Mi madre después del divorcio siguió con esa costumbre de viajar, como mencione arriba trayéndonos a El Salvador en 1971, después en 1973 cruzamos Canadá y regresamos por la parte céntrico de los EEUU . En 1976, en el bicentenario de EEUU salimos de nuevo cruzando el país y regresando por el sur. Tengo el agrado de decir que he visitado 36 de los 50 estados de EEUU  y conozco la mayoría de parques nacionales y monumentos del país.

En 1977 me fui a mi segundo y tercer años de bachillerato a una escuela Cuáquero internado en las montañas de California cerca de una ciudad pequeña Grass Valley, expreso en una forma sencilla mis recuerdos sobre esos años; fue un ambiente demasiado liberal y con mucha libertad. La educación era excelente y me ayudo a prepararme para mis estudios universitarios. Pero la libertad tanto de la escuela como dirección de mi madre termino con lo que digo yo fue un abuso completo a la vida que duró casi 20 años.

Por un caso extremo en la escuela me toco disciplina y me sorprendí cuando mi asesor me mandó a la biblioteca con instrucciones de encontrar una tema que me interesara, teniendo que leer tres libros y escribir un informe /ensayo de 10 páginas.

Perdido por unos días al fin comencé leyendo y estudiando sobre cirugía de árboles es decir la poda de árboles. A entregar mi informe mi asesor mi dijo: “vaya acá está la cierra, tijeras de podar  y allá hay 20 árboles de durazno que no han sido podados en forma correcta en 20 años, para terminar el castigo quiero que apliques lo que aprendiste”.

Aquel castigo cambio mi vida por completo y al terminar bachillerato decidí estudiar agricultura con una especialidad en horticultura de cual en los EEUU es el estudio de plantas ornamentales. Mis fuertes y subespecialidades fueron relaciones de suelos y agua, y el manejo integrado de plagas.

En mi último año de bachillerato me enamore de una chica de la escuela pública donde saque mi último año de bachillerato, fuimos juntos a la Universidad estatal de California en Chico California donde me gradué en 1985 y ella en 1986. El mismo año de mi graduación abrí mi negocio de diseño, instalación y mantenimiento de jardines siempre en el área de la bahía de San Francisco donde nací y viví la mayoría de mis años en los EEUU. Ella (quien llego a ser mi esposa) se graduó en micro biología y un amigo mío consiguió trabajo en una de las grandes pioneros Genentec.  Entre mi negocio propio y el empleo de ella tuvimos ingresos muy altos por esos años, causándonos problemas al desarrollar  un estilo de vida  muy consumista.

El 1991 mi padre falleció y me separe de mi esposa. Lo diga en broma pero aun que el matrimonio no era lo mejor el divorcio fue mi liberación ya que mi ex-esposa tomó todo….incluyendo una deuda combinado de casi $30,000, fue la primera vez como adulto que no tenía enlaces económicas amarrándome a una vida de trabajo. Por eso mismo tiempo logre cambiar mi forma de vida, cambiando hábitos, amistades y adiciones por un estilo de vida mejor.

 

(I parte)

 

Comparte en:

One thought on ““El ejemplo de mi madre y un castigo cambió mi vida” Robert Perry Broz Morán

  • 6 diciembre, 2017 at 9:26 pm
    Permalink

    Gracias por publicar la entrevista de cual es una muy buena adaptacion de la informacion solicitada.
    Gracias de nuevo
    Robert Broz Moran

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *