Una sociedad ansiosa por seguir culpando a mujeres.

Bukele y Hollywood

Hace unos días se destapó la historia de Harvey Weinstein un afamado productor de Hollywood que resultó ser un abusador sexual, durante 30 años impune en el mundo del espectáculo, y que con una investigación de The New York Times se divulgó la verdad sobre un hombre que usaba su posición y poder en la industria para presionar sexualmente a mujeres de su entorno, de las cuales al menos 8 le han denunciado, sobre este hecho, surgieron diversas reacciones, sobresalen las de Quentin Tarantino quien manifestó que “debería haber hecho más de lo que hice” aludiendo a que conocía los abusos cometidos por su cercano colega y que no denunció ni realizó acciones contra ello y que él claramente señala sentirse avergonzado por no haber dejado de trabajar con él.

Aparte de ello, diversos titulares han mostrado una visión parcializada de la noticia, por ejemplo el Diario digital “EL ESPAÑOL” que señalaba en uno de sus titulares “Las mujeres que han terminado con la carrera de Harvey Weinstein” (10 octubre, 2017) trasladando con esto, la responsabilidad a las mujeres y eximiendo al agresor de que por sus abusos, fue él quien acabó con su carrera, causando en su trayecto enormes daños a sus víctimas.

Todo lo anterior no ha sido posible, sin la complicidad de los hombres, hombres como Tarantino, famosos y exitosos, con mucho dinero y poder (o no), muchos lo sabían, era un secreto a voces dicen, pero ninguno lo divulgó y mucho menos lo denunció, quizá por contar con una “herramienta” en caso de emergencia, para “negociar” o “contraatacar”, o simplemente por “miedo”.

Ahora bien, las recientes declaraciones del Alcalde de San Salvador, Nayib Bukele, me recuerdan un poco a la historia hollywoodense descrita arriba; durante su reciente ruptura con el FMLN ha hecho declaraciones muy puntuales, señalando por un lado a la Secretaría de la Mujer o a el Tribunal de Ética del FMLN por no hacer nada en determinados casos y sí contra él, y por otro, acusando mediáticamente al Secretario Eugenio Chicas de un supuesto abuso sexual en contra de una menor; es oportuno puntualizarle al Sr. Bukele, que toda las denuncias tienen que investigarse, sean o no contra él, por otro lado, y como en la historia de Weinstein, pareciera que el conocimiento sobre casos concretos de abusos a mujeres, se queda para ser usada de “moneda de cambio” o de “contrataque”; y que en este caso, en las declaraciones se ha llevado entre las “patas” a una mujer y su bebé, exponiéndola voluntaria o involuntariamente ante una sociedad ansiosa por seguir culpando a mujeres por las acciones de los hombres.

Es de señalar, que ante dichas situaciones, si los hombres tenemos conocimiento de abusos a mujeres o a cualquier persona, debemos denunciarlas ante los tribunales respectivos al momento de conocerlas, deben ser investigadas con plena consciencia de proteger a las posibles víctimas, y no deben ser usadas, bajo ninguna circunstancia, como un instrumento de “ataque”, “defensa” o “trueque” político.

Por: Adalberto Blanco Fuentes.

“Las opiniones compartidas son responsabilidad del autor o autora. La Gaceta Suchitoto brinda un espacio para la opinión pública y abierta con el propósito de construir ciudadanía”.

Adalberto Blanco Fuentes. Consultor Independiente.Universidad Centroamericana José Simeón Cañas.
Comparte en: