Un Anfiteatro para Suchitoto. (I parte)

 

Reflexiones en torno a la creación de un nuevo escenario para las artes, la cultura y el turismo en Suchitoto.

El crecimiento constante del turismo y las artes, junto a la creciente oferta de festivales de artes, así como la fuerte demanda de un espacio adecuado para el desarrollo de encuentros, conciertos, cabildos, asambleas o reuniones multitudinarias con diferentes eventos  artístico, culturales, sociales o religiosos son  muestra de una impostergable necesidad: la construcción de un anfiteatro en Suchitoto.

Recientemente el anuncio del proyecto de remodelación del parque San Martín,  ha despertado debates y diferentes opiniones sobre la funcionalidad y uso de los espacios públicos en la ciudad y la protección del patrimonio edificado. La necesidad de proteger el patrimonio y de crear espacios adecuados que respondan y potencien el quehacer artístico y cultural del municipio es urgente y lo deje plasmado en uno de los planes estratégicos de una organización cultural local hace unos años.

A pesar de los múltiples problemas del país, el turismo sigue creciendo a paso constante y por ratos acelerados, por tanto corresponde a los municipios más destacados, con bondades naturales y arquitectónicas,  sobresalir  o quedarse en el camino, dormidos en los laureles. Luego del enorme esfuerzo impulsado por el visionario Alejandro Cotto y otras personas que han aportado a la ciudad,  Suchitoto se ha ganado un lugar privilegiado en el turismo nacional, figurando entre los diez lugares más importantes para el turismo en El Salvador.

En los últimos años Suchitoto ha sido testigos de cómo diferentes organizaciones culturales locales están impulsando la formación de Bandas, grupos de Teatro, arpas y danza  así como excelentes iniciativas de festivales uno internacional con más de 27 ediciones y otros de cine y teatro con prometedoras potencialidades.  Hemos visto cómo –estos dos últimos- con mucho esfuerzo y creatividad improvisan sus escenarios sin las condiciones óptimas necesarias pero con toda la ilusión de brindar al público importantes espectáculos y propuestas artísticas.

Ver estos festivales desarrollarse en la calle o parques tiene cierta gracia y encanto, pues son retos que con ingenio y mucha creatividad son superados. Pero son la evidencia más notable de la urgente necesidad de contar con un escenario digno y adecuado que responda y acompañe estas y otras iniciativas populares. Y qué decir de las decenas de actividades culturales y sociales que se desarrollan en forma de festivales populares, conciertos musicales, encuentros, cabildos, asambleas, mítines o reuniones multitudinarias donde la escasez de un lugar adecuado hace que literalmente se invada los dos parques existentes donde son dañados en su ornamentación y jardinería.

¿Para que construir un anfiteatro si Suchitoto cuenta con un Teatro?

Bueno en primer lugar es importante aclarar que no todos los eventos que se realizan en la ciudad son para desarrollar en un teatro, cada espacio tiene sus propias características y utilidades, muchos de los eventos populares por su dimensión y características necesitan espacios abiertos como un anfiteatro.

Por otra parte el Teatro Alejandro Cotto es privado y pertenece legalmente al Patronato Pro Restauración Cultural de Suchitoto.  En un artículo anterior reflexionamos como este espacio es un hermoso elefante blanco que está en medio de la ciudad pero un poco alejado del pueblo. Más de 25 años no han sido suficientes para entender que algo anda mal en la relación del teatro con el pueblo. Con una programación anclada en una visión muy conservadora de “las bellas artes” este espacio no es sentido ni visto  por el pueblo como propio, sino como algo ajeno. Muestra de todo lo anterior es la asistencia a los eventos.

¿A quién corresponde construir un anfiteatro en Suchitoto?

En otros artículos hemos hablado sobre la importancia de apostar al crecimiento en el municipio, señalando que las soluciones de los problemas del municipio corresponden a la participación activa de los 4 actores principales: la municipalidad, las organizaciones, los empresarios y la comunidad.

La Municipalidad, el papel de los gobiernos locales es el de administrar los recursos y resolver las necesidades, demandas y problemas de sus ciudadanos. La construcción de un escenario para el desarrollo de actividades socioculturales es responsabilidad de la alcaldía y respondería a la demanda ciudadana de proteger el patrimonio de los parques y beneficiando la imagen de la ciudad, al ofertar y contar con un espacio adecuado para conciertos musicales, presentaciones de arte de grupos y artistas nacionales e internacionales, potenciando el turismo y resolviendo necesidades locales de los pobladores quienes con sus actividades socioculturales demandan espacios para múltiples eventos populares. En este sentido la Municipalidad tiene la responsabilidad de presupuestar fondos de sus arcas (producto del pago de impuestos de todas y todos los ciudadanos) y además la facultad de gestionar fondos para su construcción como una inversión que potencie el desarrollo turístico, cultural, económico y social del municipio.

 

Pero también las Organizaciones juegan un papel importante en la realización de un proyecto de esta envergadura. Esto ya quedo muy bien demostrado con la construcción de la Casa de Todas, donde fueron principalmente las organizaciones de mujeres las impulsoras de este proyecto. Por tanto las organizaciones culturales como Esartes, La fundación Casa Clementina, El Centro Arte para la Paz, la Casa de la Cultura, La Plataforma Global de El Salvador, El Patronato Pro Restauración Cultural de Suchitoto y El Centro Cultural Salvadoreño Americano como heredero de la Casa del finado Alejandro Cotto, todos juntos deberían asumir su rol y parte de responsabilidad  en la construcción de este proyecto que les beneficia y sería un enorme y decisivo paso en la creación y florecimiento de una industria cultural en Suchitoto que les permitiría “vender” y ofrecer al mundo espectáculos con un escenario de todos/as y para todos/as abierto y digno, donde las y los artistas locales, nacionales e internacionales se sientan motivados a participar. Las organizaciones  deben dejar de lado un poco sus protagonismos e individualismos y por una vez ponerse a trabajar juntos por un fin común, donde tienen mucho que ganar y poco que perder.

Ahora bien los empresarios no deberían de asumir que esto no es con ellos, porque entre otros son y serian uno de los mayores beneficiados económicamente al  generarse una mayor concentración y circulación de turistas nacionales y extranjeros en la ciudad. Hablamos del desarrollo de eventos nacionales e internacionales que demandarían hospedajes, alimentación, transporte,  souvenirs, productos y servicios que serian dólares contantes y sonantes para todos los empresarios de la ciudad. Por tanto la participación de este sector no debe de limitarse a ser receptores ni espectadores, sino también inversionistas de esta iniciativa en pro de generar públicos consumidores para el desarrollo empresarial.

Y por último estamos usted y yo, la comunidad, con necesidades y derechos para desarrollar actividades sociales, religiosas, culturales y artísticas que nos ayuden a      proteger el patrimonio de nuestros parques del deterioro, y al mismo tiempo construir nuevos Patrimonios para las futuras generaciones.   Nuestra participación activa no se debe limitar solo a la demanda y critica a los 3 sectores anteriores, sino de aportar con nuestras habilidades y capacidades como ingenieros, arquitectos, constructores, albañiles, etc. o ¿Qué tal si como aporte ciudadano nos pusiéramos al día con el pago de los impuestos municipales?  En eso consiste la verdadera participación ciudadana en poner al servicio de la comunidad nuestros recursos y capacidades en función de un beneficio colectivo donde todas y todos ganamos pero también aportamos.

El campo es fértil para el florecimiento de una industria cultural en Suchitoto, contamos con importantes organizaciones con recursos humanos y capacidad instalada en el desarrollo de actividades artísticas y culturales, existen producciones, grupos de arte, festivales con potencialidad de crecer, contamos con hoteles, restaurantes, productos y servicios para atender al turismo, así como otros atractivos que se pueden vincular y generar una nueva oferta turística en el desarrollo de eventos artísticos a nivel internacional. Lo que se traduce en la generación de empleos, servicios e ingresos para todos y todas en el municipio.

 

Como ya hemos acotado en otros artículos no podemos seguir dependiendo solo de los recursos existentes ya bastante explotados, es necesario crear y construir nuevas ofertas de servicios y espacios acordes a las nuevas necesidades y oportunidades de crecimiento económico y social.

El camino para el desarrollo y crecimiento del municipio es la cultura y lo advirtió muy bien don Alejandro Cotto, pero no debemos quedarnos en aquella imagen romántica de las bellas artes que no corresponde a los tiempos actuales, debemos actualizar nuestras visiones y conceptos y pasar a las nuevas industrias contemporáneas de comprobados resultados y enormes potencialidades.

Por tanto desde #LaGacetaSuchitoto invitamos a estos actores a reflexionar con seriedad, a trabajar juntos y juntas, asumiendo cada quien su papel en soluciones creativas que nos puedan llevar a ese otro nivel en la oferta turística como una industria cultural que nos permita ofrecer mejores espectáculos nacionales y la posibilidad de disfrutar de espectáculos internacionales trayendo más turismo y divisas  al municipio y dignificando el esfuerzo de las y los artistas locales.

Al hablar de un anfiteatro y de cosas artísticas y culturales, muchos dirán que hay mayores necesidades en Suchitoto y no intentaremos convencerlos de lo contrario, pero  diremos que si el  municipio quiere crecer debe asumir los retos y exigencias del turismo y la cultura como una de las principales fuentes de trabajo, comercio y desarrollo económico y social.

 

En un siguiente artículo expondremos algunos espacios que se pueden explorar como posibilidades, destacando algunas características favorables para su desarrollo. Así como algunas propuestas de diseño para su construcción.

Texto: Milton Doño. Fotografías, tomadas de facebook: Esartes, Centro Arte para la Paz, Casa Clementina, Casa de la Cultura, Edwyn Guzman. Portada ejemplo de diseño de anfiteatro usada como ilustración.

 

Comparte en:

One thought on “Un Anfiteatro para Suchitoto. (I parte)

  • 8 octubre, 2017 at 6:48 pm
    Permalink

    Espero no se tome a mal, pero es cierto que el Teatro pertenece al Patronato que Don Alejandro nos dejó a nuestra ciudad, pero en realidad este edificio es mas publico que privado el patronato está conformado por personas del común que vivimos en Suchitoto y cualquier persona tanto de nuestra ciudad como fuera de ella puede ser parte de ésta organización mundialmente reconocida, el Teatro no sólo es para bellas artes (esa es la idea), pero tengo en historial que el edificio se presta para cualquier tipo de eventos como conferencias, reuniones turísticas, certamenes de poesía, música, danza, teatro, arte y hasta de belleza, el Teatro Alejandro Cotto pertenece al pueblo Suchitotense es por ello que en las entradas se pide contribución voluntaria xq conocemos los problemas económicos de nuestra gente, lo único que no se presta este edificio es para política y religión ya que el fin nuestro es la educación en toda su máxima expresion… Saludos.

Comments are closed.