Mujeres protagonistas de la Independencia: Ana Andrade Cañas.

En el marco de las celebraciones cívicas de la Independencia Patria es una buena oportunidad para reflexionar sobre el hasta ahora desconocido, silenciado y minimizado papel de las mujeres en la lucha por la independencia de la Provincia de San Salvador y en el proceso de formación del Estado Salvadoreño.

Dentro de esas muchas mujeres invisibilizadas que participaron en este proceso transcribimos la historia de Ana Andrade Cañas originaria de Suchitoto como una aproximación al rescate de la memoria histórica sobre la participación política de las mujeres que contribuyan a saldar la deuda de los historiadores con las mujeres salvadoreñas de ese período.

El silencio de los historiadores sobre el rol de las mujeres en los procesos de emancipación política y de formación de los Estados y de las naciones es una constante en casi todos los países de América Latina en los siglos XIX y XX. Esta tendencia refleja el enfoque sexista desde el cual tradicionalmente se ha abordado la reconstrucción y la interpretación de la historia de nuestros pueblos.

El Salvador no ha sido la excepción. Basta recordar que fue hasta el 30 de septiembre de 1976 que a solicitud de la Liga Femenina de El Salvador, la Asamblea Legislativa emitió un decreto oficial declarando Heroína de la Patria a María de los Ángeles Miranda, y que hasta en fechas más recientes se ha visibilizado la contribución de muchas otras mujeres al proceso independentista.

Es importante reconocer y situar a las mujeres en la historia de la independencia como protagonistas de las luchas políticas y sociales de esa época, quienes desde los diferentes espacios de la sociedad, han luchado y continúan luchando por alcanzar definitivamente la libertad y la igualdad de todas las mujeres.

 

Ana Andrade Cañas, una mujer de Suchitoto  

Vuelto a San Salvador tras efectuar sus estudios de medicina en Guatemala, el prócer ahuachapaneco Santiago José Celis contrajo matrimonio con la distinguida suchitotense Ana Andrade Cañas, hija de Manuela Alfaro y Bartolomé Cañas, rama paterna por la cual era prima del presbítero, doctor y prócer independentista Dr. José Simeón Cañas y Villacorta. De ese matrimonio nacieron Santiago José y Leoncio Francisco. Este último llegó a la vida tres días antes de la violenta muerte de su padre, ocurrida en las bartolinas del Cuartel del Fijo, en San Salvador, por su participación en el segundo movimiento de Independencia.

Los alegatos judiciales de Ana Andrade Cañas no impidieron aquel martirio ni la confiscación del patrimonio material de sus hijos. Como ironías de la vida, el 8 de octubre de 1821 las autoridades salvadoreñas le negaron una pensión, por lo que vivió sus últimos años en la pobreza, auxiliada por su hijo mayor Santiago José, ya para entonces convertido en sacerdote.

La mayoría de las mujeres y hombres encarcelados por su participación en esa segunda gesta “san salvadoreña” no recuperó su libertad sino hasta el 4 de julio de 1818, cuando tras una solicitud hecha por ellos ante el nuevo capitán general, el cubano Carlos Urrutia y Montoya, fueron beneficiados por un indulto de la corona española, emitido y reafirmado el 25 de enero de 1817.

Pese a ello, el diálogo de los insurrectos americanos con las autoridades monárquicas estaba cada vez más lejano y tirante. Los tambores de guerra y los gritos de revueltas sonaban ya cada vez más cercanos, mientras que las autoridades del Reino, Real Audiencia y Capitanía General de Guatemala vinculaban a las insurrecciones de San Salvador con otras conspiraciones.

Quizá ninguna firma de una mujer prócer se encuentre estampada en esa acta de Independencia ni en ninguna de las otras dos que fueron firmadas entre julio y octubre de 1823 –tras la anexión y separación del Imperio Mexicano del Septentrión y el establecimiento de las Provincias Unidas del Centro de América, pero la contribución decisiva de muchas mujeres de la Intendencia de San Salvador a las causas libertarias centroamericanas merece ser rescatada, evidenciada ante la población actual y recordada para siempre.

 

Texto tomado del libro: Historias de mujeres protagonistas de la Independencia (1811-1814). Insurgencia, participación y lucha de las mujeres de la Intendencia de San Salvador por lograr la emancipación del Reino de Guatemala. ISDEMU. Carlos Cañas Dinarte. 2010. Fotografías tomadas de internet.

Comparte en: