Suchitlán: un paraíso para miles de aves.

La represa Hidroeléctrica del Cerrón Grande es una de las mayores fuentes de energía eléctrica del país. Posee una extensión de aproximadamente 135 Km2. En sus alrededores crecen numerosas especies de plantas acuáticas, y es el hábitat de muchas aves y peces. Lo que eran montañas se convirtieron en islas que surgieron tras la construcción del embalse. Algunas de estas aparecen y desaparecen según la época del año, y las fluctuaciones en la altura del nivel del agua.

En términos legales este territorio es propiedad del Gobierno y administrado por CEL y el cuido del medio ambiente responsabilidad del MARN para su conservación. Por su importancia en la pesca, generación de energía y conservación de vida silvestre, en el 2005 fue declarado como humedal de importancia internacional por la Convención Ramsar para su recuperación y manejo integrado. El lago Suchitlán representa el principal atractivo turístico y a pesar de su contaminación es fuente de alimento para pescadores de la zona.

Uno de los espectáculos más bonitos y dignos de apreciar en el lago son las miles de aves migratorias que van y vienen el diferentes épocas del año.
Una de las características del lago es ser puerto de descanso de miles de diferentes tipos de aves de variadas especies. Entre los que sobresalen los pichiches, patos, patos cormorán y diferentes tipos de garzas, blancas, rosadas, grises y garrapateras entre las más reconocidas.

El lago es considerado como uno de los nichos ecológicos más importantes del país, donde se alberga y se reproduce gran cantidad de aves locales y migratorias, así como diferentes tipos de peces.

Una de las aves más sobresalientes son los famosos patos chanchos (cormorán) quienes hace muchos años llegaron para quedarse a vivir y reproducir en el lago. La población de estos patos bulliciosos según estudios del Ministerio de Medio Ambiente (MARN) se estimó en más de 30,000 aves para el 2012. Lo que significa que pasaron de ser admirados a indeseables pues su sobrepoblación representa una amenaza para las más de 8,000 familias de escasos recursos que en su mayoría se ven afectadas por las aves, que cazan los peces que ellos deberían pescar.

Para los pescadores el pato chancho se ha convertido en los reyes y dueños del lago pues este no tiene depredador, ni siquiera humano pues su carne no tiene buen sabor. Se reproduce a sus anchas y comen más de 30,000 libras de pescado diariamente. A pesar de que ha habido y hay iniciativas para disminuir su población su número sigue en aumento.

Mientras los pescadores se quejan de estas aves, los lancheros del puerto San Juan aprovechan esas hermosas vistas para mostrar a los turistas  los centenares de estas y otras aves que sobrevuelan en grandes grupos sobre las aguas del lago o descansan en los árboles y riberas de de las islas.

Sin lugar a dudas Suchitlán es un hermoso paraíso para miles de bellísimas aves que vale la pena admirar.  Compartimos algunas fotos de algunas aves que viven en los alrededores del lago Suchitlán captadas por nuestro fotógrafo Gerson Tobar.

 

Comparte en: