Valoraciones después del festival del añil en Suchitoto.

El pasado 1 y 2 de julio se desarrolló el I Festival de añil en Suchitoto titulado: “Azul Azul Festival del Añil Suchitoto” o su versión en inglés “Indigo Indigo Suchitoto Fest”. Este evento  permitió el encuentro de locales, nacionales y extranjeros con los productos textiles, diseñados y elaborados por manos de mujeres suchitotenses donde ofrecieron directamente sus productos al comprador, sin la presencia de intermediarios.

Al evento se dieron cita centenares de personas, entre lugareños y foráneos y contó con la participación de más de 20 empresarias y empresarios de los sectores de turismo, artesanías, agroindustria, textiles, alimentos, hostales, restaurantes, quienes tuvieron la oportunidad de exhibir y comercializar sus productos y servicios al público asistente al festival. Pero como el festival fue sobre el añil tuvieron una destacada  participación los negocios dedicados a este rubro.

Todas las artesanías manufacturadas en añil son hechas por artesanas genuinas, de alta calidad y belleza inigualable quienes están identificadas y comprometidas con la cultura del añil, lo que les ha permitido conjugar las tradiciones centenarias del añil con la renovación y actualización de diseños, procesos y materiales a fin de ser competitivos en el mercado.

Durante dos días, los visitantes tuvieron la oportunidad de ver algunas creaciones de las artesanas, de visitar sus talleres y conocer de cerca los procesos artesanales de elaboración y manufacturación, lo que permitió transmitir sus conocimientos más allá del simple comercio de compra y venta, volviendo la feria en toda una experiencia cultural y turística.

La mayoría de  artesanas y negocios participantes de la feria dicen sentirse satisfechos con la asistencia y respuesta del público a la actividad no así de los resultados en la venta de sus productos, donde se sigue regateando sobre los precios y con esto de alguna manera desvalorizando el trabajo de nuestras artesanas.

Una de los principales dificultades y demandas del sector de artesanas trabajadoras de textiles y añil, es contar con espacios y eventos como este donde se promocionen sus productos, así como la oportunidad para la comercialización de sus productos de manera directa en otros mercados, pues la mayoría de ellos no cuentan con los conocimientos ni plataformas para participar en un mercado competitivo y modernizado, que les permita crear y cerrar tratos comerciales a través de los cuales puedan llevar sus productos a otro nivel de venta más allá del área local y les permitan incursionar en la exportación de sus productos dentro de un comercio justo.

Casos de éxito
Arte añil

de Irma Guadrón es una microempresaria que desde el 2005 crea su taller y negocio donde diseña y confecciona prendas de vestir y diversos accesorios y tapices en añil. Su materia prima es local y comercializa sus productos a través de su tienda, y mediante las redes sociales. Combina su negocio con el turismo desarrollando talleres de añil con diferentes grupos de turistas interesados en conocer los procesos de teñido de las prendas con diferentes técnicas. Esto le ha permitido colocar sus productos y darse a conocer  en medios y revistas nacionales e internacionales.

 

Pájaro Flor

Esta es una pequeña empresa de la Concertación de Mujeres de Suchitoto, que surgió en el 2004 como uno de los proyectos de apoyo a las iniciativas económicas de las mujeres en el municipio. Reúne a más de 10 mujeres artesanas de diferentes comunidades, quienes a través de sus habilidades manuales en el teñido, la costura, el bordado y el diseño confeccionan prendas y accesorios de vestir con capacidad de producciones en mayoreo. Esta es una de las más emblemáticas empresas de artesanas en el añil, pues surge de la sororidad y colectividad entre mujeres en Suchitoto.

 

Hacienda Los Nacimientos

Este proyecto ubicado en el Cantón San Lucas, Suchitoto es el único con plantaciones de Jiquilite o añil, que produce indigotina (añil en polvo) con calidad para exportar, comercializarse  y competir en el exterior. Doña  Rhina de Rehmann es la dueña de esta hacienda quien desde 1995 impulsa la agricultura tropical sostenible y la producción orgánica y artesanal de añil además en la hacienda se ofrecen diferentes productos artesanales elaborados en textiles teñidos artísticamente así como otros productos, talleres y visitas guiadas a los obrajes y plantaciones para los turistas.

 

Estas historias de éxito nos muestran el empuje emprendedor de las mujeres que no solo aportan a la economía de sus hogares y del municipio, sino que rescatan tradiciones y costumbres en la manufacturación de artesanías con técnicas ancestrales que datan desde finales de 1800 cuando existía una importante producción de añil en Suchitoto.

La edición de este festival de añil, crea un buen precedente en la promoción de la cultura ancestral del añil así como en la comercialización directa de sus productos, pero es necesario seguir apoyando a este grupo de mujeres  empresarias y trascender sus pequeñas empresas buscando nuevas plataformas de comercialización con nuevos mercados  y ferias nacionales o  internacionales que les permita construir relaciones con otros compradores nacionales o internacionales que valoren, aprecien y adquieran sus productos. Suchitoto está creciendo y la cultura del añil ha resurgido para quedarse y trascender con este grupo de mujeres emprendedoras.

El festival se desarrolló con la coordinación de: la Municipalidad, La Colectiva Feminista, la Concertación de Mujeres de Suchitoto, Fundación Ayuda en Acción, CORDES,  la Casa de la Cultura y todas las artesanas del añil en Suchitoto. Además contó con el apoyo de la Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (CONAMYPE) y  el Ministerio de Turismo (MITUR).

Texto y fotografías: Alina Menjivar

 

 

Alina Menjivar: licenciada en Administración de Empresas con un Diplomado en Políticas Públicas y Gobernanza Local y post grado en Estudios de Género Feminista. Es parte de la Colectiva Feminista.
Comparte en:

One thought on “Valoraciones después del festival del añil en Suchitoto.

  • 27 julio, 2017 at 8:34 pm
    Permalink

    Buena nota, señorita Alina.

Comments are closed.