Postal desde el Castillo de Burghausen

El castillo más largo de Europa se encuentra a la orilla del río Salzach que divide Austria y Alemania, su nombre: Castillo de Burghausen o Burg zu Burghausen; cuenta con 1 kilómetro y 51 metros de largo ubicándose a las alturas de una colina en el distrito de Altötting en la ciudad erguida con el mismo nombre Burghausen. Sin duda alguna visitar este lugar implica hacer un viaje en el tiempo.

Burghausen es un castillo que se dice data de la edad de bronce, aunque se han encontrado restos de la edad de hierro, restos romanos y celtas que ponen como evidencia que inicialmente fue una cuidad que se desarrolló con el paso del tiempo; es decir por milenios hasta la actualidad.

Aunque, más que un castillo es una fortificación que bien fue utilizada con el propósito de defensa. Se dice que se inició como una fortificación celta que datan del siglo I y II A.C, aunque la fortificación actualmente conocida se ha construido  a partir del siglo VIII  arrancando con sus primeras expansiones en el siglo XI  y desde entonces fue expandiéndose siglo a siglo hasta el siglo XIX cuando Napoleón dijo que el castillo ya no servía más como fortaleza.

Se dice que antaño la mayor fuente de ingresos era la Sal, que era transportada desde Austria atravesando el río Salzach  hasta Burghausen en Alemania donde se cobraban impuestos a las caravanas para luego ser transportada por tierra hasta el castillo Mautner siempre en Alemania.

En la actualidad el castillo de Burghausen es un lugar turístico, accesible para todo público cuenta con un parqueo gratuito y desde el momento que pones un pie empiezas a sentir como la aventura da inicio. Al caminar puedes observar mientras más te adentras las edificaciones de diferentes épocas, todo esto; según las expansiones de la fortaleza encontrarás que la parte más cercana a la entrada es la más nueva, veras pequeñas ventanas con paredes extremadamente anchas en donde solo un niño pequeño podría pasar, habitaciones utilizadas como cárceles en la época medieval, jardines marcados por el paso de los años, puentes y torres que han sido reconstruidas, pasadizos que parecen secretos o que parecen sin principio ni final, enormes portones de metal , en muchas paredes, techos y puertas… Encontrarás placas de cemento en latín , pinturas alusivas a la época medieval y sobre todo muchos murales de santos, iglesias y las pequeñas Capillas son muy comunes dentro de la edificación. Si caminas por las orillas del castillo obtendrás hermosas vistas del río Salzach , Alemania y Austria.

Si decides bajar al pueblo verás que el estilo de la arquitectura es al estilo veneciano con pinturas  bávaro-alemán  y si te animas aún más a cruzar la frontera en Austria podrás disfrutar de una hermosa vista; las casas a orilla del río Salzach  y el castillo Burghausen sin duda alguna es la mejor opción para conocer más sobre la época medieval.

Como dato curioso les diré que en la actualidad Burghausen es reconocido por los Récords Guinness como el castillo más largo del mundo con 1051 metros, por celebrar cada año un Festival al estilo Medieval que muestra desde la vestimenta hasta el estilo de vida de esta época, y por haberse filmado varias películas en su interior como la de Los Tres Mosqueteros ( !si! Es es película en la que aparece Orlando Bloom) y sobre todo porque a pesar de ser un castillo y aún más… el más largo del mundo; encontrarás en el interior un museo, la escuela de teatro, restaurantes y las pequeñas locaciones de souvenirs que siempre están dispuestas para los turistas animosos a la aventura y por supuesto también encontrarás habitantes:  indudablemente es un castillo !Poco común!

Texto y fotografías de: Blanca Rosa Rincán Pineda.

 

Comparte en: