Sororidad: Mujeres organizadas en Suchitoto

La palabra sororidad se deriva de la hermandad entre mujeres, el percibirse como iguales que pueden aliarse, compartir y, sobre todo, cambiar su realidad debido a que todas, de diversas maneras, hemos experimentado la opresión"

En Suchitoto la participación de las mujeres en las luchas y transformaciones sociales ha sido muy importante. Los espacios ganados en este campo se han conquistado por la lucha y persistencia de mujeres que han roto el imaginario social del patriarcado que las ha excluido por años. Es de reconocer que fue el movimiento feminista y el trabajo de sus organizaciones que poco a poco a venido cambiando el panorama, logrando abrir espacios para reconocer sus derechos como  mujeres, y conocer sus nombres, historias y luchas, permitiéndonos hoy escuchar otras voces y testimonios.

Consideramos que reivindicar los derechos de las mujeres implica incidir en múltiples escenarios como: Conocer y cambiar la forma de ver la historia y a sus protagonistas es fundamental para cambiar concepciones sobre las mujeres y su papel en las comunidades.  Lo más importante reconocerlas como gestoras y autoras de esos cambios que han logrado y conquistado.

Todo esto se ha logrado con la organización y trabajando juntas para transformar el imaginario social de los que significa ser mujer. Por ello – desde La Gaceta Suchitoto -queremos compartir un breve recuento de algunas organizaciones que las mujeres han construido en nuestro municipio y desde donde han incidido en las luchas y transformaciones sociales de Suchitoto.

 

Asociación Concertación de Mujeres de Suchitoto.

Es  un espacio de articulación de organizaciones de mujeres del municipio de Suchitoto, que iniciaron su proceso de integración en los tiempos en que finalizaba el Conflicto Armado interno de El Salvador. La mayoría de fundadoras son repobladoras de comunidades rurales que habían sido destruidas por la guerra, trabajaron para que la reconstrucción física del municipio también implicara la transformación de las relaciones entre mujeres y hombres, en las familias, las organizaciones y el gobierno municipal.

Al inicio de La Concertación no era una Concertación como tal, sino que se llamaba Movimiento de Mujeres de Cuscatlán. Después de ensayar varios nombres decidieron llamarse Concertación de Mujeres de Suchitoto. Desde el año 1991 han trabajado por mejorar sus condiciones de vida y la de las mujeres del municipio, poco a poco fueron tomando conciencia que este camino implicaba cuestionar las relaciones de desigualdad que marginan a las mujeres.

Su estrategia ha sido la de unir y sumar esfuerzos de las distintas Asociaciones presentes en el municipio, para coordinar e incidir desde un esfuerzo común: trabajar por la unidad y el empoderamiento individual y colectivo de las mujeres en el municipio de Suchitoto.

 

Asociación de Parteras “Rosa Andrade”

Iniciaron su trabajo colectivo en 1994 pero es hasta el 2004, todas sus socias son Parteras o Comadronas que realizan su labor en atención a las mujeres –especialmente rurales- de forma voluntaria. Algunas de las Parteras vienen desarrollando esta labor desde la época del conflicto armado en el país. Han recibido formación por personal sanitario del Ministerio de Salud y por especialistas de otros países en ámbitos de la salud sexual y reproductiva.

Durante muchos años las Parteras fue el único recurso de atención materno infantil y neonatal en muchas comunidades rurales de Suchitoto y municipios aledaños. Al ser la única Asociación de Parteras que existe en el país, han buscado  ampliar sus vínculos con otras Parteras de otros municipios y es así como promovieron un Encuentro Centroamericano de Parteras que fue realizados en Suchitoto.

Hoy en día brindan atención pre y post natal a mujeres del municipio y dan servicios de salud sexual y salud reproductiva, enfocándose principalmente en la promoción de métodos anticonceptivos.

 

Asociación para el Desarrollo y Defensa de la Mujer (APDM)

Surgió a finales de la guerra de El Salvador, en 1992, con el fin de brindar apoyo a mujeres que estaban en situaciones de violencia de género. Desde el año 2004 brinda servicios de apoyo emocional y acompañamiento a mujeres que enfrentan situaciones todo tipo de violencia.

Junto con otras organizaciones de mujeres APDM promueve y defiende el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.  Tiene su sede en la Casa de las Mujeres en Suchitoto.

 

Asociación Colectiva de Mujeres para el Desarrollo Local (CFDL) LA COLECTIVA FEMINISTA  

Es una de las organizaciones de mujeres más icónicas del país, quienes trabajan  prioritariamente las siguientes áreas:

  • Equidad de género, derecho a la igualdad y derechos ambientales.
  • Participación ciudadana de las mujeres y participación política para la igualdad.
  • Protección integral para defensoras de derechos humanos.
  • Municipalismo, equidad de género y gobernabilidad democrática.

Tienen como misión el fortalecimiento de la autonomía y la capacidad de transformación, el accionar político de las mujeres, para construir relaciones de equidad entre mujeres y hombres desde los territoriales donde trabajan con lo cual se pueda tener sociedad más justa, democrática y equitativa.

Actualmente realiza una destacada labor en Suchitoto en coordinación con las organizaciones locales de mujeres en el municipio, la Municipalidad  e Instituciones del Estado.

Somos las feministas del tercer milenio, herederas de todos los feminismos que se han dado en el mundo (…) dejemos de tomar partido a la manera masculina y patriarcal; debemos ser amplias, generosas, y además aprovechadas, debemos aprovechar la sabiduría de todos los feminismos (…) El feminismo, los feminismos, los que vamos haciendo, han sido la más grande creación cultural, política, filosófica de las mujeres como género en la historia humana. El feminismo ha enriquecido el mundo en el que vivimos y nosotras, por ser feministas, hemos dado un sentido peculiar a nuestras vidas para mejorarlas; hemos hecho un gran viaje interior y exterior; hemos recorrido muchos caminos, hemos enfrentado avatares de la vida con lucidez, creatividad y, desde luego, con una gran capacidad de encuentro. Hemos aprendido a vivir -y ése es un aprendizaje feminista- a favor de nosotras mismas y a favor de la vida”.  Marcela Lagarde

Comparte en: